Avión VS Tren: el cara a cara
train ou avion
- LE 23 agosto 2022

En el imaginario colectivo, y para demasiada gente, el avión es mucho más eficiente que el tren. Demasiado caro, demasiado lento... Numerosos argumentos son utilizados por las personas que se resisten al tren. En este artículo, hemos querido acabar con estas ideas preconcebidas y demostrar que, por el contrario, el tren nos depara algunas agradables sorpresas...
 

El tren, no necesariamente más largo
que el avión

En términos de tiempo de viaje real, el avión es más rápido que el tren: la velocidad máxima es mucho mayor.

Sin embargo, el viaje en avión genera tiempos "ocultos", que se suman considerablemente a la duración del viaje. Aunque el tren ofrece un embarque rápido y fácil, los controles de seguridad y/o el embarque, así como el viaje al aeropuerto (fuera de la ciudad) pueden alargar la duración total del viaje. En los viajes de corta distancia, esto es incluso impresionante. Por ejemplo, si sale de la estación de metro de Châtelet-Les-Halles (centro de París) para llegar a la Plaza de la Alcaldía de Rennes, el tiempo se duplica en avión (¡3h21 frente a 1h44!).

Como norma general, según la Red de Acción por el Clima (CAN), el tren es más rápido para los viajes de 4 horas o menos. El avión sigue siendo mejor que el tren para determinados desplazamientos (viajes largos, viajes a través del país, etc.). Pero incluso para estos viajes, el tren puede tener ventajas adicionales:

  • La flota de trenes nocturnos en Europa está empezando a ampliarse cada vez más, lo que hará que los viajes más largos sean un juego de niños (al menos para los que duermen mucho)
  • El tren también tiene la ventaja de disponer de tiempo "útil": este tiempo se puede utilizar para trabajar, leer, discutir. Es un momento que puede ser utilizado por los viajeros como un verdadero tiempo de relajación, en lugar de un tiempo perdido.

 

El tren es de media más barato que el avión

A la vuelta de sus vacaciones, algunos de ustedes se habrán encontrado con los precios desorbitados que ofrece la SNCF, mientras que los mismos trayectos en avión cuestan menos (algo contraintuitivo). Este argumento no facilita el cambio al tren, a pesar de que es menos intensivo en carbono que el avión.

¿Es este el árbol que esconde el bosque? Según varios estudios, sí. En efecto, según un estudio de la Autoridad de Regulación del Transporte, recogido por Le Monde, el transporte aéreo cuesta una media de 15 céntimos por kilómetro, frente a los 11,9 céntimos del TGV (unos 8 céntimos por kilómetro para el TER y los trenes interurbanos). Para las aerolíneas de bajo coste, la diferencia es más tenue, pero
el tren sigue ganando: 5,4 ct/km para el tren frente a 5,8 ct/km para el avión.

Los elevados precios que pueden experimentar los usuarios de SNCF se explican por la fecha de compra, la hora y el día de salida y la época del año. Estos factores también se aplican al transporte aéreo, siguiendo la misma lógica.

Además, hay otros costes ocultos de volar que no están incluidos en la media anterior (taxi o transporte al aeropuerto, equipaje de bodega, seguro, etc.).

Y en términos de "coste del carbono", no hay ninguna coincidencia real, ya que el tren es unas 75 veces menos contaminante que el avión (en términos de CO2). Así que con estas 3 buenas razones, la pregunta ya no se plantea, ¡toma tu asiento en el próximo tren hacia la Transición Ecológica!

Este artículo fue escrito por Hugoproducto puro del suroeste de Francia (agricultura ecológica certificada)

TEMAS DEL MPP

Los próximos temas